EL FORTIN: A 36 AÑOS DEL INICIO DEL COMBATE CULTURAL



Mucho antes de aclarar el día, oyóse en el campamento tocar diana. Me levanté, me vestí apresuradamente y fui a formar en la fila exterior de mi compañía. Desde ese momento quedaba incorporado a ella como recluta”


Comandante Prado, “La Guerra al Malón”


c100



 

 

 

 

 

 

 

I – ERIGIR UNA EMPALIZADA EN TIEMPOS DE CRISIS


Una de las primeras publicaciones que llegó a mis manos cuando comencé a acercarme al Centro de Estudios Evolianos de la República Argentina, fue el periódico “El FORTIN”. Han pasado ya mas de 20 años de ello.


El nombre de la publicación, representa un periodo de nuestra historia, concretamente en la segunda mitad del siglo XIX; la lucha contra las incursiones de los malones indios que asolaban el sur de la frontera argentina. Sin embargo, más allá de esta asociación histórica obligada, el FORTÍN es la edificación de un muro de defensa, que debe tener como función proteger y marcar una frontera, donde más allá de ella, está el enemigo. De igual manera, sirve de refugio para aquellos que necesitan protección, y ahí, uno aprende a defender sus muros. En torno a él, se construye una ciudadela, que, con un ejército disciplinado y un pueblo fiel, puede desde ese lugar hacer nacer una nueva civilización, que cuando la divinidad los elige, alcanzará la dignidad de un Imperio.


En lo personal, conocí la publicación de “El FORTIN” a fines de los años ´90, cuando la clase media argentina comenzaba a ver que el sueño menemista de la “convertibilidad” nos llevaba a la ruina, pero ya el pueblo carecía de herramientas para luchar contra la corrupción de aquellos que los gobernaban. Había triunfado un slogan, machacados desde los medios de comunicación y en todo el sistema educativo, de que la DEMOCRACIA era el mejor sistema político al cual podía una nación aspirar. Apartarse de ella, era el peor crimen.


“El FORTÍN” constituyo para mí aquella opción mencionada anteriormente: de incorporarme como un recluta, para formarme y aprender a defender los muros del mismo, los cuales son de carácter metafísico, religioso y socio-político.


Es necesario aclarar que, cuando conocí esta publicación, venía la misma de librar importantes batallas años anteriores, contra un enemigo que recién comenzaba a desprender sus tentáculos sobre la Nación Argentina, la cual padecía de una herida muy profunda desde la rendición de Puerto Argentino en junio de 1982 frente al Reino Unido y la OTAN.


II – 1985 - PRIMERA EPOCA - ARGENTINA – DÉCADA DEL ´80


En abril del año 1985, nace en la Provincia de Río Negro, nuestra Patagonia Argentina, la publicación EL FORTIN, cuyos primeros directores fueron Juan M. Castañeda, Hugo Ramasco y Marcos Ghio.


En la República Argentina eran tiempos de fuertes cambios. El Proceso de Reorganización Nacional -la Junta Militar que gobernó la Argentina entre 1976 y 1983-, finalizo en un fracaso estruendoso; con una inflación y deuda externa espeluznante, un país con miles de pequeñas y grandes empresas quebradas por la política monetaria del ministro de facto Martínez de Hoz, una guerra fría contra las guerrillas marxistas y peronistas -que hasta la actualidad han tenido repercusiones sociales y políticas- y por supuesto, sobresaliendo por sobre todo: la derrota de la Guerra de las Malvinas en 1982.


Esta derrota tendrá otra consecuencia inmediata el tratado del Beagle (1984) ya en tiempos de democracia, donde se cederá territorio nacional a Chile, para de esta manera evitar una “guerra”. Un espíritu derrotista comenzará a fluir en las venas de este país y principalmente del seno de sus fuerzas armadas.


En 1983 arriba el sistema democrático en la Argentina, triunfando en las elecciones el partido radical, llevando a la presidencia al Dr. Raúl Alfonsín. En la memoria del electorado, estaba muy presente la guerra civil entre peronistas libradas en los años ´70 que enluto el país y lo condenó al caos. A pesar de eso, la democracia posee un problema digno de tratamiento psicológico: la ciudadanía olvida siempre a quienes son los que destruyen el país. Vuelven a votarlos, una y otra vez, candidatos con más causas penales que cualquier ciudadano del país, y con una cultura paupérrima, que lo aleja de cualquier sabio estadista de tiempos distantes.


El gobierno del Dr. Alfonsín asumirá con una falencia que heredarán sus sucesores: la ausencia de un plan económico. En dos años, dos ministros de economía planearon caminos totalmente diferentes: Bernardo Grinspun (diciembre de 1983 a febrero de 1985) y Juan Vital Sourrouille (febrero de 1985 a 1989). Este segundo ministro, lanzaría en 1985, el Plan Austral, que lentamente llevaría a la República Argentina a la hiper-inflación del año 1989, que sepultará al partido radical y permitirá el ascenso -nuevamente- del peronismo, esta vez, de corte neoliberal.


A todo este período de gran inestabilidad económica y política, le acompañará una triunfante cultura “democrática” de corte progresista. Comenzaba a inculcarse a la nación la “democracia como forma de vida”, principalmente en el ámbito de la educación, la prensa y medios audiovisuales; en tanto que, al mismo tiempo, se expande un sistema de corrupción, despotismo y clientelismo político, instalándose en todos los rincones del país de la mano de gobernadores, intendentes y “punteros”.


La publicación de “EL FORTÍN” en su primera época, tiene frente a sus ojos un panorama desolador el país. Eran tiempos en los que: o se reaccionaba ante lo que venía a instalarse en el país, o se tomaba distancia de los acontecimientos para ver la crisis desde otro plano. “El FORTÍN” decidió disparar contra todos los frentes, para alertar a sus lectores acerca de la clase política parasitaria que se había hecho dueña del Estado, del presente y futuro de los argentinos.


Al ser una publicación de la Provincia de Río Negro, le permitió ver cambios a nivel provincial, regional, qué en las grandes capitales del país, no se evidenciaban con claridad. “El FORTIN” fue una de las primeras publicaciones que comenzó a poner en el tapete el tema sobre la propiedad de la riqueza minera y petrolífera y de las ganancias -regalías- que las mismas generaban. Ya en los ´90, los peores pronósticos llegaron: la presidencia de Carlos Menem, privatizaría YPF, sepultando así una política de crecimiento regional de YPF y el sueño del autoabastecimiento. Por el contrario, las regalías que las empresas extranjeras pagarían, pasarían en grandes porcentajes a los gobernadores que luego financiarán sus campañas políticas, como fue el caso del ex gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, que alcanzará la presidencia en 2003. De esta manera, las privatizaciones que se llevaron a cabo en el país, con sus correspondientes cánones y regalías, servirán para aceitar la maquinaria electoralista de nuestra cleptocracia política.


En ese primer “FORTIN” de la década del ´80, un grupo de patriotas argentinos, comienzan un combate desigual, pero significativo, en tanto predijeron grandes flagelos que efectivamente arribarán a la nación en la década siguiente, los años ´90.


III – 1990 - SEGUNDA EPOCA - ARGENTINA – DÉCADA DEL ´90


La década del ´90 se presenta, en un inicio, con un país tratando de salir de una hiperinflación bajo la presidencia del Dr. Carlos Menem (Partido Justicialista), que en un principio toma una decisión de profundo significado para la Argentina: la firma de la rendición de la Guerra de las Malvinas a través del Tratado de Madrid de febrero de 1990. Pocos meses después, iniciará un proceso de “reforma” del Estado que implicó en términos genéricos: el desmantelamiento del Estado de Bienestar, desguace de la empresa nacional Fabricaciones Militares, y el inicio de un proceso de privatizaciones donde incluyó la empresa petrolífera YPF.


En este período de “El FORTIN”, con la incorporación de Rubén Baudino, que durará pocos números, comienza a tomar forma la decisión en uno de sus fundadores, el Lic. Marcos Ghio, de no buscar fuerzas alternativas para votar en contra del régimen (Ver 2da Época, Nro.4 Julio-Agosto de 1991, “Ahora más que nunca: vote en blanco”), puesto que son tiempos en que pululaban ex militares provenientes del movimiento “carapintada”, que asumieron una estrategia electoralista fundando pequeños partidos, con el currículum de haber peleado en la Guerra de Malvinas, para luego rendirse en repetidas ocasiones en sus “rebeliones” de 1987, 1988 y 1990.

En la 2da. Época del “El FORTIN”, continuó publicándose en la Provincia de Río Negro, que tuvo atención de los medios nacionales, puesto que de ahí surgiría un candidato presidencial por la Unión Cívica Radical que intentaría hacer frente al Partido Justicialista, en la reelección del presidente Menem en 1995: el gobernador Horacio Massaccesi. La publicación tuvo su momento en que dedicó a desenmascarar ese personaje que al final termina por perder calamitosamente contra la reelección de Carlos Menem, respaldado por una clase media que deseaba seguir viviendo la ilusión de la pseudo dolarización argentina llamada “convertibilidad”.


El fin de la 2da. Época de “El FORTIN” implicó también un giro importantísimo en su línea editorial, en tanto que, como hemos visto, renuncia a apoyar cualquier partido político dando paso a una nueva etapa, esta vez, con un nuevo ingrediente: la adhesión pública de su director, Marcos Ghio, al pensamiento tradicional, y en especial a la obra del pensador tradicionalista italiano, Julius Evola.


IV – 1995 – TERCERA EPOCA – Nacimiento del Centro de Estudios Evolianos.


La tercera época de “El FORTIN” coincide con la fundación del “Centro de Estudios Evolianos” (CEE) a través de su fundador y director: el Lic. Marcos Ghio.


En esos primeros cinco años, tanto “El FORTIN” como el CEE tuvieron una amplia aceptación por el público, que a su vez enriquecían sus conocimientos sobre el pensamiento que impregnaba el grupo, que era la obra de Julius Evola, editada por la Editorial Heracles, fundada en 1994.


Por ese entonces, se incorpora al grupo el Ing. Fluguerto Marti, el Prof. Cecilio Jack Viera, Miguel A. Vila y Julián Ramírez.


Los trabajos publicados en esta 3ra. Época, tenían otro trasfondo: tomar distancia de los fenómenos políticos y analizarlos, desmenuzarlos, desde una cosmovisión tradicional. Otro importante elemento que se suma, es tomar una postura dura contra los diferentes movimientos que se adjudicaban haber hecho progresos en la Argentina, como el peronismo y la iglesia güelfa. Había que romper con la tríada San Martín-Rosas-Perón, para comenzar a reivindicar una de carácter tradicional que involucrara la defensa del Imperio que nos dio vida en estas tierras, y los momentos de mayor importancia para los argentinos, como el período de la Confederación Argentina del Caudillo Gibelino Juan M. de Rosas y la Gesta de la Guerra de Malvinas.


La dura crítica, comenzará a mermar en los “simpatizantes” del CEE, principalmente cuando es reivindicada la Rebelión Fundamentalista, contra la colonización cultural de la modernidad sobre naciones de fe islámica, y que toma un cariz dramático luego del atentado del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas, que suscitará una gama infernal de teorías conspirativas de “auto-atentados”, todas funcionales a considerar como omnipotentes a las naciones modernas en su lucha contra baluartes de resistencia de carácter tradicional. Esta corriente, ahora tiene una nueva variación, nueva cepa: los “negacionistas” de la pandemia y el “movimiento anti-vacunas” que argumentan que todo esta pergeñado por el Nuevo Orden Mundial.


Esta 3ra. Época de “El FORTIN” ayudo a dar forma a un grupo que planteo un pensamiento tradicional alternativo, a definir un tipo de DERECHA que nada tenía que ver con la existente por entonces.


Esta etapa de edición impresa, finaliza con el Nro.20 de julio del 2002, en plena crisis económica heredada del fallido gobierno radical del Dr. Fernando De la Rúa, con un artículo que tenía la foto del Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas, titulado “La dictadura necesaria” conteniendo el mismo, una serie de medidas para retomar la soberanía política y monetaria del país, que en los últimos años adquieren relevancia al vivir en la constante de una economía pseudo-doralizada.


En este período de “EL FORTIN” un grupo de jóvenes se sumaron a los esfuerzos del Lic. Marcos Ghio y no sólo colaboraban en las ediciones impresas, sino también en la distribución de las publicaciones y la presentación de las mismas.


Muchos de ellos, ya adultos y con familia, terminaron desempeñándose, por ejemplo, en la educación universitaria, como asesores de importantes dirigentes políticos, profundizado las corrientes espirituales contemporáneas, incurriendo en la filosofía política, participando también en la organización de la “Semana Guenoniana de Buenos Aires”, actividad de organización que desarrollo el Centro de Estudios Evolianos entre el año 2004 al 2008.


La trascendencia de las actividades y seguidores de otros países de Latinoamérica, produce la ampliación del grupo evoliano, naciendo el CENTRO EVOLIANO DE AMÉRICA, habiendo tenido seguidores en países Perú, Ecuador, México, Brasil, Chile, Colombia, etc.


El Centro Evoliano de América, la Editorial Herácles y la publicación de “El FORTIN”, se convirtió a fines del siglo XX y principios del XXI en el principal medio de difusión en el mundo hispano parlante, de la obra del pensador tradicionalista italiano Julius Evola.


V – 2004 –EL FORTÍN DIGITAL Y EL CENTRO EVOLIANO DE AMÉRICA


En el año 2004, cumpliéndose 30 años del pensador tradicionalista italiano Julius Evola, luego de una jornada exitosa de homenaje, se comienza un proceso de digitalización de artículos de “El FORTIN” y de conferencias brindadas por el ahora CENTRO EVOLIANO DE AMÉRICA.


En esta nueva etapa, la publicación comenzará a ser virtual, siendo subidos los diferentes números de la revista en la página evoliana ( http://www.juliusevola.com.ar/). La importancia de la digitalización hará que los artículos de la misma, sean compartidos por muchos seguidores del grupo argentino, en paginas y foros de diferentes lugares del mundo hispanoparlante.


En el mencionado período, nace la AGENCIA DE NOTICIAS KALI YUGA, el soporte radial de toda la tarea de investigación, difusión y análisis de los acontecimientos nacionales e internacionales, pero principalmente aquellos relacionado con la Guerra de Civilizaciones, que confronta países y organizaciones que luchan por vivir bajo preceptos tradicionales, contra el totalitarismo del Mundo Moderno que busca apagar todo foco de resistencia de carácter tradicional.


Posteriormente, la red social Facebook será nuestro foro de debate, donde quedarán esclarecidas las relaciones entre el pensamiento doctrinario de “El Fortín” con el pensamiento tradicional, y en especial, con la obra de Julius Evola.


Esta tarea ardua, que se inició en 1985, se alcanzó en junio de 2021 el Nro. 100 de la 3ra. Época. Es un tiempo también, luego de 35 años de recordar a aquellos que ya no están entre nosotros, destacándose a Don Julián Ramírez, del cual, por años, en los programas radiales leíamos sus columnas de análisis, escritas desde su querida Bariloche. Celebramos también, a aquellos que nos han acompañado durante años, que se van sumando al Fortín y refuerzan la empalizada para ir de a poco, ampliándola, extendiéndola, convirtiéndolo en un sitio donde resguardar ciertos principios y valores de la Tradición, que nació para la defensa, para el combate espiritual, y que toca en diferentes momentos, abrir las puertas para salir a enfrentar el enemigo: las huestes serviles del Mundo Moderno.



Juan M. Garayalde

Buenos Aires, 14 de Junio de 2021, aniversario de la rendición del ejercito argentino en las Islas Malvinas en 1982.

Otros muchos, seguimos combatiendo hasta el día de hoy.