ANTICAPITALISMO Y ECOLOGISMO




No cabe duda alguna de que el capitalismo es el peor sistema que jamas haya existido. A diferencia de un orden económico normal que subordina tal dimensión a la esfera moral y ésta a la metafísica, siendo por lo tanto una clase política la encargada de ordenar tal dimensión inferior, así como el alma gobierna al cuerpo, en el capitalismo es al revés. Para éste la economía es lo que ordena la vida de la gente y como no se encuentra subordinada a nada, representa como una máquina que nunca debe detenerse pues de suceder tal cosa sobrevendría un gran parate y por lo tanto el caos y el diluvio universal. Es decir que mientras que la normalidad reputó que se producía y consumía para vivir, con el capitalismo es al revés, se vive para consumir y producir. De allí una serie de fenómenos concurrentes, como el grado de estupidización en el que ha incurrido la humanidad sometida ex profeso y en forma voluntaria a un bombardeo sistemático de los medios masivos de comunicación, a través del internet y sus solidarias expresiones en donde se ha llegado al extremo de constituir un universo de zombies humanos que viven y laten para consumir y trabajar durante las 24 horas del día. A ello debe asociarse también y como consecuencia de tal debacle,la destrucción del planeta, de su clima, de su naturaleza convertida en muchos casos en desiertos inhabitables lo que genera hambre incalculable y concurrentes fenómenos de inmigración compulsiva. El capitalismo tiene como solidario el proceso de secularización en sus extremas secuelas tales como el existencialismo y el postmodernismo según los cuales en tanto nos hallamos aquí por mero azar y no existe nada luego de la muerte, se trata de disfrutar al máximo de la vida sin pensar por supuesto en las generaciones futuras ni tampoco por lo tanto en nuestro prójimo pues de lo que se trata es de disfrutar de lo que se vive una sola vez. Ante esta realidad concreta e irrebatible valen las sabias palabras emitidas por esta famosa joven que se ha lanzado a la protesta ante esta situación de hecho. Éstas son algunas de las sensatas reflexiones de una niña de 19 años aun no convertida en zombie como tantos académicos y laureados a sueldo. "Lo que llamamos normal es un sistema extremo construido sobre la explotación de las personas y el planeta",.... la crisis climática "tiene sus raíces en el extractivismo racista y opresivo que está explotando tanto a las personas como al planeta para maximizar las ganancias a corto plazo para unos pocos"... es hora de derrocar al sistema capitalista, que es responsable del cambio climático”. Frente a esta realidad, el sistema preocupado porque se termine la fiesta del aquí y ahora y acudiendo a un conjunto de envaselinados identitarios mileistas y alternativos, (como se quiera denominar a esta yerba impresentable) sostiene que es todo un montaje pergeñado por alguna entidad mala, pues el mercado, la ciencia, el ser humano librado a su total espontaneidad destructiva, en tanto existe una armonía preestablecida implantada por el buen Jeovah que nos proteje escribiendo la historia con renglones torcidos, convirtiendo el mal en bien ylo que en apariencias es destrucción en sana y prodigiosa energía creadora en donde el mundo va fenómeno y en forma siempre más vertiginosa y prodigiosa.