GUERRA DE CIVILIZACIONES

CONFLICTO DE GAZA: EL FATÍDICO 13

1) Las razones de la invasión de Gaza

Tal como dijera la semana pasada Osama Bin Laden en un mensaje relativo a la guerra de Gaza, Israel ha invadido dicha región como un acto de advertencia dirigido al nuevo presidente Obama. Las declaraciones del mismo respecto a que concentrará la acción internacional de su gobierno en la captura del jefe de Al Qaeda y de la destrucción de las organizaciones a ella vinculadas, desplazando así el eje de la guerra contra el fundamentalismo hacia el Oriente Central (Afganistán, Pakistán y eventualmente la India) han preocupado a la dirigencia israelí en el sentido de un eventual retroceso en la lucha que despliega contra dicho movimiento en el Medio Oriente, especialmente en Palestina, Líbano y las restantes regiones aledañas de Israel, sin descuidar Irán e Irak.
Existe al respecto una idea firmemente adentrada entre la dirigencia árabe afín con los EEUU (Egipto, Jordania, Arabia, etc.) y que intentaría hacer pié con el nuevo presidente Obama, en el sentido de que lo que más le hace el juego actualmente al fundamentalismo que tienen en su región es la política implementada por el Estado de Israel. Los líderes árabes pro-modernos, junto a un sector importante de los demócratas norteamericanos y europeos, consideran que dicho país debe compartir con ellos el liderazgo en tal región y que sólo de este modo se podrá desarticular al fundamentalismo cuyo principal argumento consiste en la política agresiva y hegemónica del Estado judío. Pero el problema con el que Israel tropieza es el de saber hasta qué punto una pérdida de liderazgo consistente en efectuar mayores concesiones territoriales y políticas pueda con el tiempo ser aprovechada por dicho movimiento al ser interpretada como una señal de debilidad. Éste es justamente el gran dilema que ha tenido a lo largo de la historia el de que, para poder existir, ha debido expandirse a costa de sus vecinos árabes y a medida que esta actitud bélica ha ido incrementándose ha generado por reacción contraria el surgimento de un sector religioso ortodoxo que ha concebido la presencia del sionismo, no meramente como un intento colonial y expoliador, sino como una avanzada cultural y religiosa de carácter 'occidental' y moderno contraria a los valores raigales de la propia civilización.
El fundamentalismo, surgido en Egipto primeramente a través del Movimiento de la Hermandad Musulmana, cuyo teórico principal fuera Sayyid Qtub, con el transcurso del tiempo se fue expandiendo hacia países cercanos logrando incluso vencer la tradicional contraposición que existiera en el mundo árabe entre chiítas y sunitas. No casualmente la influencia de Qtub, un musulmán sunita, se encuentra en primer término en el chiíta ayatollah Khomeini de Irán, quien tomara de éste su calificación de Norteamérica como el "Gran Satán", es decir no como un mero imperialismo económico, sino como una profunda perversión religiosa y moral, una de cuyas expresiones peores es el sionismo judaico, y también se proyecta en otros países, tales como Palestina a través del movimiento Hamas y en grado aun mayor en Al Qaeda, uno de cuyos líderes principales, el egipcio Ayman Al Zawahiri, fuera integrante también de la Hermandad Musulmana y que participara del atentado que le costara la vida al jefe de Estado egipcio Answar Sadat.
Sin embargo hagamos notar que, si bien el origen de todos estos movimientos ha sido el mismo, con el transcurso del tiempo ha ido desarrollándose una diferencia marcada entre dos sectores, uno de carácter nacionalista, representado principalmente por el actual régimen iraní y el palestino Hamas, que consideró como cosa prioritaria la liberación de la propia nación y otro en cambio internacionalista en tanto que no se encuentra asentado en un país en particular, como el caso de Al Qaeda, y que considera como meta principal, más que la liberación de un determinado territorio, la instauración del califato en el mundo islámico. Resulta al respecto interesante conocer el debate que existiera entre Hamas y Al Qaeda respecto de la crítica que esta organización le efectuara a la primera por haber aceptado participar del juego democrático electoral, cuando lo esencial es para ella la destrucción del sistema por una vía revolucionaria.
Frente a esta situación de hecho, el sector pro-occidental antes aludido considera que, en la medida que se lleve a cabo una actitud de guerra total, se conseguirá con el tiempo que los actuales sectores fundamentalistas, quienes actualmente se encuentran divididos, terminen uniéndose, lo cual hará mucho más difícil la situación. Esto se lo ha visto esta semana en dos hechos concretos. Por un lado el respaldo pleno de Al Qaeda a la organización Hamas y el llamado a llevar adelante la jihad contra intereses israelíes cuando es bien sabido que por razones tácticas las huestes de Bin Laden han pasado a un segundo plano los ataques contra Israel. (1) Por el otro el hecho significativo ha venido del lado de Irán que también en la semana pasada ha procedido a liberar al hijo de Bin Laden que estaba prisionero en la cárcel de Teherán, habiendo sido su destino inmediato el territorio pakistaní.

2) La situación actual de la guerra de Gaza

El sector de los halcones israelíes que ha llevado a cabo esta guerra ha dado pues un gran manotazo para hacer así presente a Obama que la política norteamericana en el Medio Oriente no debe variar con respecto a lo que hiciera Bush. Ha querido principalmente con una prueba de fuerza mostrar su eficacia, pero, tal como hiciéramos notar en nuestra nota anterior relativa a las bajas israelíes, ello ha sido acudiendo principalemente a grandes recursos propagandistas. Los argumentos esgrimidos para el bombardeo a mansalva de la ciudad carecen de valor real. Decir que Hamas se escuda entre la población civil es desconocer el carácter de arraigo que posee tal organización. No es que los milicianos de la misma se escondan entre la población sino que está aquí presente la idea de 'pueblo en armas' por la cual en todas las familias hay miembros activos de tal organización por lo que la misma está integrada a la comunidad entera. Es cierto que Israel ha logrado en su ofensiva abatir a importantes dirigentes de tal organización, pero ello ha sido contando con una red de espionaje que ha estado funcionando en la ciudad de Gaza por la cual miembros infiltrados, muchos de ellos ya detectados y ajusticiados, depositaban chips en los edificios en donde se hallaban jefes de tal organización. (2)
De ninguna manera, tal como dicen analistas a sueldo del sistema, del estilo de Horacio Calderón, o periodistas bushianos como Marcelo Longobardi, Hamas ha sido derrotado en la ofensiva israelí, sino que al contrario, la misma ha demostrado la profunda incapacidad en poder derrotar a una población de un millón y medio de habitantes que se encuentra armada. El principal ejemplo irreversible de todo ello es que a pesar de una ofensiva de 23 días de guerra total, los misiles contra territorio israelí se siguieron lanzando e impactando todos ellos en ciudades causando daños terribles y pérdidas de vidas.
Al respecto queremos recordar, tal como dijimos en nuestra anterior nota,  que la propaganda israelí manifestó que le produjo a los palestinos más de 1.500 muertos y cerca de 7000 heridos, lo que fue incrementándose geométricamente día a día. En cambio de su lado la cifra quedó fosilizada en la cabalística de 13, la que no ha variado en nada desde nuestra nota anterior que relataba lo sucedido en el día 18 de la guerra. Lo más inverosímil es que hayan dicho que solamente murieron 3 civiles israelíes durante los ataques misilísticos y que ésa habría sido también  la causa de la invasión.(3) Según Hamas en cambio sus milicianos muertos fueron 48, los soldados israelíes abatidos más de 80 y los misiles lanzados unos 900.

3) Consecuencias de la guerra

Tal como le hacen ver los moderados a los israelíes, su táctica ha sido profundamente equivocada. En Palestina Hamas, gracias a haber resistido con tanto heroísmo durante 23 días, a diferencia de las guerras de seis y de rendición total que hacían esos mismos sectores con ejércitos profesionales, ha incrementado notoriamente su influencia. En Cisjordania la autoridad de la OLP de Abbas prácticamente no existe y solamente puede mantenerse por la ayuda de los tanques israelíes. Las manifestaciones contra tal gobierno títere han sido de un vigor sin límites. Por lo cual no sería de extrañar que en un tiempo cercano Hamas se hiciera del poder también en dicha región luego de haber hecho otro tanto hace un par de años en Gaza.
Pero lo principal y que no se hace saber para no preocupar es que mientras el fundamentalismo luchaba heroicamente en Gaza deteniendo la invasión israelí, en otras partes sucedían acontecimientos de significativa importancia.
Así pues en la semana pasada caía definitivamente la ciudad de Mogadiscio (Somalia) en manos islamistas, en donde el jefe del grupo de Al Shebab, el Sheik Mansour, manifestó que Somalia es apenas un paso más hacia la constitución de un gran califato universal. Asimismo en Afganistán un certero misil de los talibanes abatía el helicóptero en el que viajaba el jefe militar de la región norte de las fuerzas colaboracionistas. Murió junto a 12 de sus colaboradores. Es decir 13, como las "bajas" israelíes. Un día después dos atentados kamikaze se efectuaban en Kabul contra la embajada alemana y contra una base militar norteamericana. Cuatro soldados de tal país murieron y otros nueve resultaron heridos. Una vez más 13. Indudablemente se trata de una cábala, pero que se revierte en un sentido contrario.

(1) Ha sido en función  de evitar la concentración de la guerra en el Medio Oriente y extenderla en cambio hacia otras regiones que Al Qaeda no ha atacado a Israel, sino a objetivos principalmente norteamericanos.
(2) Esta misma táctica de matanzas selectivas es aplicada actualmente por los EEUU en Pakistán en donde espías que han sido en su mayoría identificados y ajusticiados luego, ponían chips en las casas de dirigentes talibanes y de Al Qaeda en las regiones de Waziristán del Norte y del Sur efectuándose también grandes matanzas, pues todos ellos vivían en edificios junto a familiares y vecinos. Lamentablemente nadie habla de ellas.
(3) Otra gran torpeza propagandística de los israelíes es que hayan dicho que alertan a la población cuando van a lanzar bombas a fin de que se retire del edificio a bombardear, cuando por otro lado también manifiestan que sus grandes sistemas tácticos les permiten detectar con extrema exactitud de manera inmediata desde dónde parten los misiles que les lanza Hamas y que en 30 segundos llega también la consecuente represalia. Indudablemente que en un lapso tan breve no habría ni siquiera tiempo para hilvanar una frase de advertencia a la población. Estas incongruencias retóricas y otras del mismo tipo son una clara demostración de la profunda crisis que atraviesa tal gobierno muy preocupado por la llegada de Obama al poder.

Walter Preziosi
Buenos Aires, 19/01/09