FUNDAMENTALISMO NEGRO

 

Los amigos de los simbolismos han señalado en diferentes oportunidades la estrecha relación existente entre ciertos acontecimientos de la política norteamericana y el futuro incierto que le espera a tal superpotencia.

Así pues han solido decir que la presencia en su primera magistratura de un ciudadano negro en un momento de dura crisis no era sino un signo claro del destino terminal que se le estaba deparando.

Siempre dentro del contexto de lo negro, días pasados un medio europeo ha llamado la atención respecto de la sucesión de catástrofes meteorológicas y geológicas que han acosado especialmente a tal país haciendo hincapié especialmente en este nuevo fenómeno apenas incipiente de la marea negra que amenaza a Estados enteros del mismo produciendo un proceso de contaminación jamás visto en toda la historia, atacando especialmente a uno de ellos, el de Lousiana, que es el que cuenta con la más importante comunidad negra y que ya se viera afectado tiempo atrás por la famosa catástrofe de Katrina.

Algunos amigos tradicionalistas suelen decirnos que en realidad se trata todo esto de hechos no casuales, sino causales, en tanto que los fenómenos humanos no serían independientes de lo que sucede en el ámbito de la naturaleza y del cosmos en su conjunto, por lo que un desorden en la esfera política y cultural tiene también su correlato en la esfera física. O también, así como los animales inferiores al hombre perciben con mayor facilidad la inminencia de una catástrofe, también la naturaleza física, que es inferior a la humana, ‘anticipa’ lo que habrá de suceder con una serie de llamadas de atención.

Pero como nuestro ámbito no es la cosmología sino la historia reciente y cotidiana, digamos que lo que aquí se afirma tiene que ver con un fenómeno que queremos anticipar en cuanto a su magnitud en este proceso que hemos definido como la ‘guerra de civilizaciones’ y que en la actualidad contrapone militarmente al Occidente y al mundo ‘occidentalizado’, incluyendo en tal trinchera además de los países que integran el contexto de lo norteamericano, como la actual Europa y Japón, también a Rusia, China y la India, en contra de un tremendo adversario que les ha surgido especialmente a partir del 11S, que es el fundamentalismo, en la actualidad tan sólo islámico.

Generalmente, cuando se hace alusión a tal fenómeno se piensa principalmente en países árabes como Palestina o Irak, o en los talibanes de Afganistán y en algunos casos en el recientemente constituido Emirato del Cáucaso, pero se ignora la existencia de un fenómeno de mucha mayor magnitud y que, siguiendo con el simbolismo antes mencionado, se expresa en el seno de la comunidad negra africana en su continente originario. África está destinada con el tiempo a convertirse en el eje de la guerra de civilizaciones debido a que allí, por lo que señalaremos seguidamente, es donde más se está desarrollando el fenómeno fundamentalista y el mismo ya abarca a varias naciones, a pesar de que se haga un expreso silencio por parte de la prensa convencional y tranquilizadora. Es de recordar que fue justamente en Somalia, África del Este, en donde se produjo la primera derrota contundente a manos del fundamentalismo negro en 1993 cuando, tras desbaratarse el operativo Halcón Negro del ejército norteamericano con una espectacular derrota a manos de una milicia africana, EEUU se retiró abruptamente de tal continente para no volver allí nunca más con efectivos militares, habiendo sido ésta una derrota de una magnitud similar a la de Vietnam, aunque aun más espectacular pues fue con la diferencia de que en tal circunstancia no había una superpotencia que respaldaba a los insurgentes y que ello se produjera luego de una humillante afrenta en contra del ejército yanqui en tanto varios de sus hombres muertos fueron exhibidos como trofeos de guerra.

El fundamentalismo negro, a diferencia de otros fenómenos similares, se caracteriza por una serie de peculiaridades que lo convierten en mucho más peligroso que los demás para las naciones modernas.

  1. 1)    Tiene consenso en diferentes poblaciones y es abiertamente favorable a la organización madre del mismo, que es la red Al Qaeda. En distintos países africanos, a diferencia de lo que sucede por ejemplo en los árabes, la adhesión con dicha causa se expresa abiertamente en simultaneidad con dicha organización. En varias ciudades africanas aparecen pintadas de apoyo a la misma.
  2. 2)    Esta adhesión abierta a tal organización ha convertido a la guerra que hoy se está desarrollando en Somalia en un verdadero conflicto por concepciones del mundo en un grado mucho mayor de lo que acontece en Afganistán. Es de destacar al respecto que hace tres días dos kamikaze de Al Shabaab se inmolaron en la base de la Unión Africana, que se encuentra en la ciudad de Mogadiscio con la finalidad de proteger al endeble gobierno de transición respaldado por los EEUU, y manifestaron que tal acción se efectuaba como represalia por las muertes de los dos líderes del Estado Islámico de Irak, Al Masri y Al Bagdadi, acontecida en la ciudad de Bagdad. Es decir que mientras que el fundamentalismo talibán es más nacionalista y asocia estrechamente su lucha con la independencia de su país, el africano es en cambio transnacional, formulándola como una verdadera guerra de civilizaciones. Digamos al respecto que en el fundamentalismo somalí se ha expresado en modo más ostensible que en otros la idea del califato cuando su líder máximo manifestó que su meta es implantar la sharia (ley islámica) no sólo en su territorio, sino en el mundo entero.
  3. 3)    En la actualidad hay dos regiones en donde este movimiento alcanza dimensiones de importancia. El Este del África, en donde se destaca Somalia en la que actúan dos milicias fundamentalistas como Al Shabaab, la más importante y combativa e Hizbul al Islam, la región de Ogaden en Etiopía y Eritrea. Se considera inminente una expansión de la guerra hacia el vecino Kenia. La segunda en importancia y magnitud es el Norte del África en donde opera la organización Al Qaeda en el Magreb, la cual incluye a varios países tales como en primer término Argelia, Marruecos, Tunez, Mauritania, pero también se ha expandido hacia Malí, Niger y Nigeria, entre otras. Expondremos brevemente la situación en ambas regiones.

 

    1. a)     Somalia. En la semana que concluye Al Shabaab acaba de conquistar tres ciudades del centro del país quedando de esta manera ya libre el camino hacia Mogadiscio, la cual se encuentra sitiada desde hace al menos dos años. El régimen sólo subsiste en unas pocas cuadras de tal ciudad, en su mayoría en manos de las dos milicias fundamentalistas y es defendido únicamente por un contingente de 5000 hombres de la Unión Africana compuesta por efectivos de Burundi y Uganda. Antes de ello el país había sido invadido y luego ‘liberado’ por el ejército etíope quien había desplazado del poder a las Cortes Islámicas, un grupo todavía moderado en comparación con Al Shabaab. Tal invasión promovida por el presidente Bush dio como resultado lo que hoy se está viviendo. Los etíopes luego de un año de cruenta ocupación se tuvieron que retirar pues la sublevación fundamentalista se había expandido hacia el propio territorio. El actual jefe de Estado, Sharif, es un integrante moderado de las antiguas Cortes que habían sido desplazadas del poder, pero el peligro es que ahora una organización fundamentalista que se proclama abiertamente simpatizante de Al Qaeda tome el poder. De hecho ya controla el centro y el sur del país y la casi totalidad de Mogadiscio. La estrategia de Obama en tal región ha sido la de ayudar al actual gobierno con dinero y armas y al efecto junto con Francia entrenó una tropa de 1000 hombres de la vecina Djibuti. El resultado ha sido que la mayoría de este contingente se terminó pasando con todo su armamento a las filas insurgentes. A esto se agrega también la corrupción de un gobierno que, en tanto ya piensa en su huída, no les pagaba el sueldo recibido por los norteamericanos a los soldados.
    2. b)    Pero donde la situación es mucho más grave a pesar de que no se diga nada por los medios habituales es en el Norte del África en donde Al Qaeda en el Magreb se encuentra operando en diferentes países. Por sugestión de los EEUU se ha convocado a una reunión urgente  a mediados de abril de la que participaron los gobiernos de Argelia, Mauritania, Mali y Niger en la que se resolvió lanzar conjuntamente el  Operativo Ennasr -- Victoria. Asimismo EEUU ha resuelto respaldar plenamente dicha acción manifestando su intención de establecer una base aérea en la localidad de Tamanrasset en el desierto del Sahara al sur de Argel. De esta manera con Obama se deroga la decisión establecida desde la presidencia de Clinton, luego del Operativo Halcón Negro, de prescindir de una presencia militar de EEUU en territorio africano. Se supone que desde dicha base aérea partirían flotillas de aviones de combate para respaldar a la fuerzas de tales países para derrotar al fundamentalismo. Es de destacar que en Malí Al Qaeda ha logrado establecer una alianza con el movimiento de los Tuareg que luchan por su independencia*.

 

Tal como vemos la marea negra que se cierne sobre los EEUU no es producida solamente por el derrame petrolero. La presencia de un negro en su más alta magistratura no es tan sólo una casualidad, sino un signo de su destino inminente.

 

* La agencia de noticias independiente UPI amplía esta información manifestando lo siguiente en un despacho del 27 de abril publicado por esta agencia

“Se pretende en un paso siguiente unir en tal cruzada a Libia, Chad y Burkina Faso.
Se piensa constituir un mando conjunto para hacer frente al peligro representado por el constante avance de la organización al-Qaeda en el Maghreb Islámico—nombre arábigo del norte del Africa.
AQIM se encuentra operando hoy en día en todos estos países y ha obtenido en algunos casos un crecimiento sorprendente.
Los norteamericanos han brindado su apoyo a tales iniciativas y se han mostrado interesados en utilizar la base de Tamanrasset como un centro aéreo operativo.
Sin embargo no hay aun evidencia de un compromiso directo de EEUU en la región, el delegado regional yanqui Tom Stanford ha manifestado al respecto: "AQIM es una prioridad para los EEUU y todo esfuerzo coherente que se haga para extirparlo contará sin más con el apoyo de nuestro país.
Argelia es el país con más efectivos militares y ha puesto en marcha una fuerza 47,000 hombres y 190 aviones de combate.
Le siguen en importancia Marruecos y Tunez que han tomado también medidas en contra de las fuerzas de Al Qaeda.
Debido a ciertas desinteligencias que existen entre los Estados del Magreb Tunez y Libia han tomado medidas por separado en contra de la fuerza jihadista, pero se espera que puedan llegar a coordinarse las acciones.
La The Jamestown Foundation, organismo que monitorea la lucha en contra del terrorismo desde Washington, manifestó que Argelia ha también urgido a Nigeria a unirse a la campaña en contra de Al Qaeda.
Al respecto la revista en lengua francesa Jeune Afrique ha informado el 7 de abril que Argelia ha informado a Nigeria "que emires de AQIM han comenzado a reclutar jóvenes en el norte de Nigeria."

 Walter Preziosi

1/05/10

VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL