INSISTEN  SOBRE  LO  ABSURDO


     
En 1972 Julius Evola publicó la reedición de su último libro, titulado “El Camino del Cinabrio”.dos años antes de su muerte y traducido por Ediciones Heracles, Bs. As. en 1998. Esta obra tiene gran importancia porque constituye una guía que nos da  Evola de su vasta producción bibliográfica a lo largo de 40 años. En la introducción nos advierte que se trata de “libros escritos por mi en diferentes períodos, de modo tal, que si no se considera su ubicación en el tiempo, ellos podrán dar la impresión de divergencias…” ( pág. 11).
     Y esto viene a cuento por la existencia de grupos que  falsificando el pensamiento evoliano, deformándolo en su claridad y borrando las diferencias entre lo esencial y lo accesorio, pretenden mostrarnos un Evola racista biológico, aferrado a la superioridad de la raza aria o indoeuropea.
     El tema de la raza fue tratado por Evola entre los años 1937 y 1941 sosteniendo siempre la superioridad de la raza del espíritu por sobre la raza del cuerpo, Además sostuvo que se trataba de un paréntesis en un plano contingente; o sea que la cuestión de la raza tal como se la consideraba en aquellos años, no era algo esencial ( pág. 155 ob. cit.).
     Ahora bien, finalizada la segunda guerra mundial en 1945 Evola liquida  finalmente la cuestión racista y así nos lo dice en la obra citada, pág. 161: “ …después de la segunda guerra mundial yo tenía que afirmar lo absurdo que significaba insistir sobre el problema < hebraico> o , desde un punto de vista superior: justamente a causa del hecho de que el comportamiento negativo atribuido a los judíos está ya presente en gran parte de los < arios>, sin que para éstos últimos exista, como en los primeros, rl atenuante de una predisposición hereditaria.”
     Los grupos a los que hemos hecho referencia al principio de esta nota actúan en Europa como ser en “Septentrionis Lux” y “Traditio et Revolutio”, “ Legiao vertical” en Portugal y muchos otros en otros países, y como dice Evola, insisten en lo absurdo.
     Los indoeuropeos ya no se interrogan “acerca de los valores supremos, con lo que es más que vida” ( pág. 159 ob. cit.).
     “La raza del espìritu se refleja y revela en las diferentes actitudes de los sujetos frente a lo sagrado, al destino, al problema de la vida y de la muerte, en la concepción del mundo, en las religiones…( pág.  159).”
     No hace falta ninguna imaginación para comprender que el indoeuropeo está totalmente alejado de estas consideraciones y aún más, es contrario a ellas.
    Y lo peor, esos grupos basándose en la falsa superioridad racial de los arios atacan duramente al fundamentalismo islámico que es precisamente quién hoy dia y en forma manifiesta apunta a lo que es la raza del espíritu. De esta manera, en los hechos, se asocian al otro racismo biológico que es el sionismo, para quien es judío el hijo de madre judía. Como vemos, ambos determinismos, racistas y biológicos, niegan la libertad del hombre para realizar su realización espìritual  y lo atan a lo físico , material y corpóreo.
San Carlos de Bariloche, 4 de febrero del 2014.