EN VÍSPERAS DE UN NUEVO ANIVERSARIO



Hace casi 13 años el sionismo, que controla grandes medios masivos de difusión y que cuenta con una serie de ‘analistas’ serviles a sus intereses, inventó la historia de que el heroico atentado del 11S, que significó la eliminación de 100 mesas de dinero, 30 bancos y la destrucción de una importante sección del Pentágono, lo habían hecho ellos mismos para encontrar justificativos a fin de invadir Afganistán e Irak y así tener bases operativas para luego lanzarse en contra de Eurasia en sus principales países, Rusia e Irán. Luego de haber pasado tantos años, los hechos son los siguientes: Ni Irán ni Rusia fueron invadidos. EEUU ha puesto en aquellos países gobiernos títeres que se encuentran a punto de colapsar por la pujante acción del movimiento talibán y de Al Qaeda. Esos gobiernos, lejos de haber contado con la hostilidad de las naciones ‘euroasiáticas’, tal como sugerían tales ‘analistas’, fueron por el contrario promovidos por éstas.
Pero lo más significativo del caso llegaría después. Como si todo lo hasta aquí dicho fuera poco, luego de haberse retirado abruptamente de Irak, Obama ha manifestado también su intención de irse a fin de año de Afganistán. Y lo más sorprendente todavía: Rusia, no solamente no se ha alegrado por tal hecho, sino que por el contrario el Sr. Putin lamenta que se vaya tan rápido sin haber todavía ‘normalizado’ el país, es decir convertirlo en una nación afín con los postulados del sionismo que él representa conjuntamente con Obama. Pero nuestros analistas desinformadores al servicio de tales intereses, tales como Salbuchi (redactor permanente del Russia Today), Patria Argentina en nuestro medio, Meyssan, Dugin o Mutti en el exterior, no dicen nada de este asombroso cambio de situación, no brindan explicaciones a cierta opinión pública a la que en cambio entretienen y paralizan con relatos fantasiosos.
Siguen como siempre agitando fantasmas. Si antes nos decían que Al Qaeda era una agencia de la CIA, ahora ante el hecho notorio de que los asesinan, los torturan y persiguen por todas partes, cosa que por supuesto a ellos no les pasa (¿por qué será?), tratan de convencernos de que aquí hay una guerra religiosa entre cristianos y musulmanes. Los agentes de la CIAahora se han convertido en reversibles y peligrosísimos salafistas y wahabitas, el nuevo término que la imbelicidad constituida hoy condena como si se tratara de un maleficio, similar a la palabra nazi entre los demócratas bien pensantes. Pero deberían también explicar a los débiles de argumentos, aunque no se los soliciten, por qué hay cristianos que están en contra de Assad, de Obama y de Putin, así como por supuesto a favor de éstos, como en nuestra guerra de Malvinas en el caso puntual del papa; y por qué hay wahabitas, como el rey saudita, que colaboran con tal poder. Todo ello exige por supuesto una explicación racional, además por supuesto de honestidad intelectual… pero no le pidamos peras al olmo.


Walter Preziosi