REPORTE DE LA AGENCIA KALI-YUGA
Primera quincena Mayo 2009-05-11

EEUU ESTÁ PERDIENDO LA GUERRA

La guerra de civilizaciones que hoy se está desarrollando, teniendo como principales protagonistas al ‘occidente’ moderno y yanquizado por un lado  y al fundamentalismo islámico por el otro, ha tenido en las últimas jornadas una serie de acontecimientos significativos que nos obligan a anticipar en unos días nuestro habitual reporte quincenal.
En nuestro anterior informe habíamos señalado el notorio contraste existente entre el espacio mediático que se le había dado a la epidemia porcina utilizada como un verdadero distractivo y la cada vez más aguda guerra que se está llevando a cabo en el Asia Central en la zona hoy bautizada por Obama como Afpak, que comprende a las dos repúblicas hoy en guerra abierta de Afganistán y Pakistán, en donde el aludido ha resuelto focalizar su centro de interés y respecto de cuyo resultado no resulta conveniente que la opinión pública esté los suficientemente enterada. Los últimos días han acentuado aun más los contrastes pues si la fiebre porcina ha demostrado por contraste ser aun más leve de lo que se dijera pasando de ser 200 a 40 muertos en total en el mundo entero, tal rebaja en cambio no ha acontecido con la recientemente lanzada ofensiva militar en Pakistán.
Los hechos significativos han sido al respecto los siguientes:

  1. La ofensiva que en las primera semanas lanzara el gobierno de Zardari presionado por Obama en contra del movimiento talibán en las regiones de Buner y Lower Dir que amenazaba extenderse hasta la misma capital Islamabad hoy se han extendido también hacia el valle de Swat, pero los resultados no han sido para nada alentadores. En dos semanas de guerra solamente ha podido ser capturada una ciudad en Buner, la de Daggar, y en los restantes puntos el movimiento talibán ha por el contrario incrementado su presencia. Si antes de la ofensiva gubernamental existía aun en tales regiones un poder paralelo entre los talibanes y el formal representado por el gobierno, ahora tal dicotomía ha desaparecido pasando los primeros a controlar abiertamente las principales ciudades y extendiéndose hacia otras en donde antes no estaban. A esto hay que sumarle el hecho resaltado hoy por el principal medio estadounidense New York Times de que esta ofensiva no ha alcanzado las principales provincias en donde opera directamente Al Qaeda, como las de Waziristán del Norte y Sur, Bajaur y Malakand entre otras. El medio estadounidense manifiesta su gran preocupación de que la presencia de tal organización, ya manifiesta incluso por la presencia de sus dos principales líderes, podría estar repitiendo una circunstancia similar a la del 2001 en donde mientras pudieron operar libremente en Afganistán lograron organizar el peor ataque en contra de los EEUU. Según el medio las razones del fracaso de la ofensiva pakistaní se deben principalmente a dos factores. Por un lado el poco entusiasmo que manifiesta el ejército en hacer frente al talibán en nombre de un régimen demócrata y corrupto con claro apoyo norteamericano y por el otro el hecho de que solamente haya podido movilizar a una fuerza de 9000 hombres. Esta circunstancia es lo que explica las razones del atentado de Mumbai el pasado mes de enero. Gracias al mismo Al Qaeda logró agudizar el conflicto con la India y obligar al ejército a desplazar 30.000 efectivos de las provincias con influjo talibán hacia la frontera del país vecino.
  2. Sumamente preocupado por la situación que se vive en tal región Obama convocó de urgencia el miércoles pasado en Washington a una reunión tripartita junto a los presidentes de Pakistán, Zardari y de Afganistán, Karzai. Como el mundo estaba entretenido con la gripe porcina no se le prestó atención suficiente a tal hecho trascendente. El encuentro no pudo ser más desastroso para las intenciones de Obama. El mismo día en que se celebraba la primera reunión EEUU incurría en el peor ‘daño colateral’ de toda la guerra en Afganistán cuando un bombardeo inteligente masacraba a más de 150 civiles afganos en la provincia de Farah. Ello obligó a la secretaria de Estado Clinton a pedirle disculpas en plena reunión al presidente afgano. Pero lo insólito sobrevino luego cuando Karzai, presionado por su opinión pública, solicitó en plena reunión la suspensión de los bombardeos americanos en su país. Si se le hiciera caso la guerra estaría perdida pues como el talibán controla el 90% del territorio, con las principales carreteras, una guerra exclusivamente terrestre significaría la derrota segura de Norteamérica. Resulta increíble que ello lo haya planteado quien es el presidente puesto por los americanos quien sabe que si éstos se retiran del país su misma vida corre peligro.

Fueron también realmente patéticas las declaraciones efectuadas por los principales representantes políticos sea demócratas como republicanos que participaron de parte del encuentro. El senador republicano Lugar manifestó que no se fía de las seguridades que quiere brindar Zardari respecto de que derrotarán al talibán, recordó que éstos se encuentran a apenas 60 km de la planta nuclear de Tardela. Manifestó que la única solución para evitar que la misma caiga en manos de Al Qaeda es una presencia militar americana. El senador Kerry fue aun más lejos. Dijo que no les tiene confianza ni a Zardari ni a Karzai pues los considera demasiado corruptos. “Sólo saben pedir dinero”, fueron sus palabras puntuales. Y en el día de hoy el jefe militar de la región, el habitualmente optimista Gral. Petraeus, ha manifestado textualmente que ‘corre peligro la existencia de Pakistán’.

  1. He aquí pues el gran dilema para Obama. El de no caer en la misma trampa que Al Qaeda le tendiera a Bush. Bin Laden aplica la misma táctica que sugería Guevara dentro de un contexto diferente. Producir mil Vietnams en el mundo entero para derrotar a los EEUU. Esto le ha dado resultado con Irak. Cuando Bush invadió Afganistán luego del 11S, el movimiento talibán fue derrotado en una primera instancia, pero gracias a que logró hacerle creer que Saddam tenía armas de destrucción masiva para efectuar más atentados, lo indujo a invadir Irak y de este modo logró debilitar el frente afgano produciendo así su resurgimiento. Ahora la nueva trampa y más letal sería que lograra una intervención directa en Pakistán, lo que sabe que podría ser un nuevo cenagal para los americanos. Por ello Obama solamente acude a los famosos bombardeos inteligentes creyendo que de esta manera podrá eliminar a la plana mayor de Al Qaeda en las provincias del Noroeste. Pero esto es un arma de doble filo pues en la medida que se incremente tal procedimiento mayor será el rechazo de la población pakistaní y aun del mismo ejército que a desgano lucha hoy en día en contra del talibán. Obama ha comprendido entonces que la solución pasaría por lograr el más vasto acuerdo internacional para hacer frente al fundamentalismo de manera tal de no focalizarlo en una guerra excluyente de su país. Para ello apuesta a llegar a un gran entendimiento con Rusia, Irán, China y la India a quienes ha convocado repetidas veces para una colaboración. En el caso de Rusia e Irán ha logrado ya grandes aportes pues mientras que el primero le ha facilitado su territorio para el traslado de pertrechos hacia Afganistán, el segundo ha manifestado su apoyo a los actuales gobiernos títeres de Irak y Afganistán. Pero falta aun China y principalmente la India a la que trata de convencer de que debe postergar sus reclamos territoriales ante Pakistán a fin de facilitar la concreción de un gran frente común contra el fundamentalismo. Lo manifestó en la aludida reunión cuando dijo que la próxima vez espera contar también con la presencia de tal gobierno.
  2. Por último no podían ser más deprimentes para los norteamericanos los informes relativos a las guerras de Afganistán y Somalia, sin descuidar a Irak. En el primer caso los partes de guerra diarios del Emirato Islámico de Afganistán que esta agencia difunde diariamente en total exclusividad nos hablan de un fin de semana violento con al menos 50 tanques de la Otan destruidos y más de 100 soldados de tal fuerza eliminados. El talibán se aproxima día a día a Kabul. Pero en Mogadiscio , la capital de Somalia, el grupo qaedista Al Shabab ya combate en las mismas calles. En el día de hoy acaba de capturar el Ministerio de Defensa y el paso siguiente es la casa de gobierno aunque esta vez no está combatiendo contra los etíopes a los que logró expulsar el pasado año, sino a las moderadas Cortes Islámicas, es decir el poder que estaba antes de la invasión del país vecino estimulada por los EEUU.

Por lo que vemos, a pesar de que sigamos siendo distraídos por la grave epidemia de fiebre porcina, y de que analistas internacionales, muchos de ellos a sueldo, nos hablen de futuras guerras e invasiones que nunca se hacen, que estaría pergeñando la Norteamérica-Rambo de Hollywood producciones para controlar el mundo entero, el hecho indubitable hoy en día es que EEUU está perdiendo la guerra.

Walter Preziosi
Buenos Aires, 11/05/09
VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL